Las lágrimas pueden ayudar en el diagnóstico de enfermedades

Un trabajo científico considera que podrían conducir a la detección molecular más sensible, más rápida y menos invasiva de diversas afecciones.

Lágrimas

Las lágrimas cuentan con muchas funciones para nuestro organismo. Dentro de ellas, se destacan el permitir ver con claridad y mantener la salud de nuestros ojos, al lubricar, nutrir y proteger las córneas, y evitar, así, que la suciedad penetre.

Ahora también pueden ser una herramienta de diagnóstico: científicos crearon un sistema que recoge y purifica pequeñas gotas llamadas exosomas de las lágrimas. La técnica permite a los investigadores analizarlas rápidamente en busca de biomarcadores de enfermedades.

La plataforma, denominada iTEARS, podría permitir un diagnóstico molecular más eficaz y menos invasivo de muchas enfermedades y afecciones, sin depender únicamente de los síntomas, según publican en la revista ´ACS Nano´.

El diagnóstico de las enfermedades suele depender de la evaluación de los síntomas del paciente, que pueden ser inobservables en las primeras fases o no ser fiables. La identificación de pistas moleculares en muestras de pacientes, como proteínas o genes específicos de estructuras vesiculares llamadas exosomas, podría mejorar la precisión de los diagnósticos.

Sin embargo, los métodos actuales para aislar los exosomas de estas muestras requieren procesamiento largos y complicados o grandes volúmenes de muestra. Las lágrimas son adecuadas para la recolección de muestras porque el fluido puede tomarse de forma rápida y no invasiva, aunque solo pueden reunir pequeñas cantidades cada vez.

Luke Lee, de la Escuela de Medicina de Harvard y el Hospital Brigham and Women´s, en Estados Unidos, y Fei Liu, del Hospital de Ojos, Escuela de Oftalmología y Optometría de Escuela de Ingeniería Biomédica en la Universidad Médica de Wenzhou (China), junto a sus colegas se preguntaron si un sistema de nanomembranas, que desarrollaron originalmente para aislar exosomas de la orina y el plasma, podría permitirles obtener rápidamente estas vesículas de las lágrimas y luego analizarlas en busca de biomarcadores de enfermedades.

El equipo modificó su sistema original para poder manejar el bajo volumen de las lágrimas. El nuevo sistema, denominado Sistema incorporado de análisis de exosomas de lágrimas mediante aislamiento rápido (iTEARS), separaba los exosomas en solo 5 minutos filtrando las soluciones de lágrimas sobre membranas nanoporosas con un flujo de presión oscilante para reducir la obstrucción.

Las proteínas de los exosomas se pudieron marcar con sondas fluorescentes mientras estaban en el dispositivo y luego se transfirieron a otros instrumentos para su posterior análisis. También se extrajeron ácidos nucleicos de los exosomas y se analizaron. Los investigadores distinguieron con éxito entre los controles sanos y los pacientes con varios tipos de enfermedad del ojo seco basándose en una evaluación proteómica de las proteínas extraídas.

Las vacunas contra el covid pueden alterar la menstruación

También iTEARS permitió a los investigadores observar las diferencias en los microARN entre los pacientes con retinopatía diabética y los que no padecían la enfermedad ocular, lo que sugiere que el sistema podría ayudar a seguir la progresión de la enfermedad. El equipo afirma que este trabajo podría conducir a un diagnóstico molecular más sensible, más rápido y menos invasivo de diversas enfermedades, utilizando únicamente lágrimas.

Salir de la versión móvil