Limpió la cocina con su padre y sus manos se arrugaron. Él le dijo que envejecía y comenzó la angustia